Descubre la Isla de Tabarca

Un lugar muy pequeño que alberga enormes experiencias
La Isla de Tabarca es la única isla habitada de la Comunidad Valenciana. El punto más cercano desde la Península es el municipio de Santa Pola, a tan solo 3 millas. De la ciudad de Alicante se encuentra a 11 millas náuticas. La isla fue declarada conjunto histórico nacional en 1964. Tiene una longitud de casi 2 km y una anchura de 400 m. Rodean a Tabarca tres islotes menores llamados La Galera, La Cantera y La Nao.
Antiguamente Tabarca servía como refugio de piratas. Para acabar con estos, la isla fue fortificada en el siglo XVIII por orden de Carlos III y se pobló la isla con habitantes de la isla de Tabarqah (Túnez). Sus murallas han sido declaradas Bien de Interés Cultural. De esta época quedan las murallas, las puertas de San Gabriel, San Miguel y San Rafael, la torre defensiva de San José y la Casa del gobernador que ha sido restaurada y convertida en un hotel. Un siglo más tarde se construyó el faro de Tabarca.
Tabarca es además un verdadero paraíso marino, con aguas cristalinas y una fauna y flora espectacular y de gran diversidad. En 1986 Tabarca fue reconocida como la primera reserva marina de España.
Para los amantes del mar y del buceo Tabarca es un destino idóneo. Existen varias salidas en velero a Tabarca, siendo las más demandadas las de un día. La travesía en barco desde la península puede oscilar entre una o dos horas de duración.
Durante la visita a Tabarca, los navegantes tienen la oportunidad de disfrutar de sus calas y playas de agua cristalina y amarrar en su pintoresco puerto marinero. También se puede degustar el plato tradicional de la isla, el caldero tabarquino y disfrutar de un más que recomendado paseo por su pequeño pueblo.
¡Visita Tabarca!
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación.
Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso.